Retinoplexia Neumática

La Retinopexia neumática es un procedimiento que se realiza en el consultorio, para reparar algunos desprendimientos de retina. Es un tratamiento efectivo para los desprendimientos de retina que están aislados en la parte superior de la retina y causados por desprendimientos localizados en un área. El paciente debe ser capaz de mantener el posicionamiento de la cabeza de forma estricta durante 1-2 semanas después de la intervención.

Antes del procedimiento, el ojo se limpia con una solución antiséptica y una pequeña cantidad de líquido es removido del ojo. Una burbuja de gas se inyecta directamente en el ojo y permanecerá allí durante 3-8 semanas, dependiendo del gas que se utilice. El gas se disipa lentamente por sí solo. Durante este tiempo, el paciente será instruido en el posicionamiento específico cabeza. Durante el próximo par de días, el paciente volverá al consultorio, ya sea para que se le realice una fotocoagulación retiniana con láser o una crioterapia, para tratar el desgarro retiniano. Con la burbuja de gas en el ojo, el paciente no deberá volar en avión, y deberá notificar al anestesiólogo en caso de que sea necesario utilizar algún tipo de anestesia para algún procedimiento.