Fotocoagulación retiniana con láser

La fotocoagulación retiniana con láser se utiliza comúnmente para el tratamiento de fuga vascular focal en la retina (edema macular), retinopatía proliferativa (retinopatía diabética y oclusión de la vena) y desgarro de retina o desprendimiento limitado de retina. Este es un procedimiento realizado en el consultorio. Una gota de anestésico se aplica al ojo y un gel de acoplamiento con un lente de contacto se coloca sobre el ojo. El procedimiento con láser consiste en luz brillante que dura unos pocos minutos. Algunos pacientes informan sentir presión o dolor leve durante el procedimiento. Inmediatamente después del procedimiento, la visión se torna descolorida y borrosa, pero regresará en pocos minutos. Después del procedimiento, muy a menudo los pacientes experimentan el mismo nivel de visión que experimentaban antes del procedimiento. No es necesario colocar un parche en el ojo tratado después de procedimientos con láser.