Cierre esclerótico

Un cierre esclerótico es un procedimiento quirúrgico que se puede usar para reparar un desprendimiento de retina. Un desprendimiento de retina se produce cuando las dos capas de la retina se separan una de la otra y de la pared del ojo, causando sombras y pérdida de visión. Esta condición requiere tratamiento médico rápido y eficaz para prevenir la pérdida permanente de la visión.

El procedimiento del cierre esclerótico

Durante este procedimiento ambulatorio, el paciente es anestesiado, ya sea con anestesia general o local. La anillo escleral, que se parece a un cinturón, es una tira delgada de silicona que se asegura alrededor del globo ocular debajo de la conjuntiva, creando una indentación en la pared del ojo. Este dispositivo es conectado a la parte posterior del ojo, sobre la esclerótica o blanco del ojo, y no es visible externamente. El anillo escleral se suele dejar en el ojo de forma permanente, pero se puede remover.

El anillo escleral empuja la esclerótica hacia el centro del ojo, aliviando el tirón en la retina. Esto permite que el líquido que se ha acumulado debajo de la retina se drene y la retina se vuelva a conectar.

Después del procedimiento de cierre esclerótico

Después de la colocación del anillo de retina, los pacientes pueden experimentar dolor postoperatorio, hinchazón y enrojecimiento durante unos días. Se pueden prescribir gotas para los ojos para tratar estos síntomas y prevenir la infección.
El procedimiento de cierre esclerótico generalmente toma de una a dos horas para llevarse a cabo.